VizyRed

Microbióloga alemana recicla leche podrida para producir fibras textiles

Anke Domaske, microbióloga y diseñadora alemana recicla leche podrida para producir fibras textiles biodegradables e hipoalergénicas. Las fibras tienen textura similar a la seda pero pueden ser lavadas y secadas como si fueran de algodón. La materia prima para su fabricación proviene de litros de leche agria no apta para el consumo humano. Además, el proceso de hilado de fibras es eco-eficiente, ya que utiliza poca agua y energía.

Qmilk recicla leche podrida para producir fibras textiles biodegradables e hipoalergénicas. Qmilk

Qmilk nace de la necesidad de encontrar telas 100% naturales e hipolergénicas. Todo comenzó en 2009, cuando el padrastro de Domaske fue diagnosticado con leucemia, y progresivamente desarrolló alergia a los químicos utilizados en la producción de textiles.

De leche podrida a tela

Domaske se basó en un proceso, desarrollado en 1930, que usaba la caseína de leche para crear las fibras textiles. El único inconveniente es que durante la producción se utilizaban químicos como el acrílico. Por tanto, el objetivo de Qmilk se centró en reemplazar dichos componentes por elementos naturales. Y, después de dos años de pruebas, el equipo logró producir las primeras fibras textiles 100% naturales.

El equipo de Qmilk logró perfeccionar un método para extraer fibras textiles desarrollado en 1930. Qmilk

Otro punto importante dentro de la producción en Qmilk es su sistema de hilado eco-eficiente. Esto se debe a que funciona al 100% con recursos naturales, trayendo ventajas de producción como:

  • Emisión mínima de C02: El proceso de producción de 1kg de fibra tarda 5 minutos.
  • Menor consumo de agua: Se utilizan 2 litros de agua para producir 1kg de tela. Esto en contraste con la producción de 1kg de algodón que comúnmente utiliza 20.000 litros de agua.
  • Sin residuos: El proceso de producción de las fibras utiliza leche podrida o desechada de la industria alimentaria. Las fibras son biodegradables, por tanto no contaminan como las fibras plásticas.

También te puede interesar

Por una industria textil más comprometida con el planeta

En una entrevista para el sitio web amberoot.com, Anke Domaske se refirió sobre la industria de la moda en un futuro

Lamentablemente, la industria de la moda es conocida por ser cada vez más derrochadora. La mayoría de las personas desconocen las tensiones ambientales y sociales mientras fabrican nuestra ropa.

Anke Domaske

A pesar de esta problemática, nuevas alternativas orgánicas y eco amigables, como Qmilk, surgen con el tiempo. También, la población va tomando más conciencia sobre la importancia de adquirir productos fabricados bajo normativas de responsabilidad social y ambiental. Lo que representa una gran ventaja en la lucha por la conservación del planeta y la sociedad.

Agricultores alemanes son los encargados de proveer materia prima a la empresa. Qmilk

Actualmente, la empresa trabaja con cerca de 20 agricultores alemanes como proveedores de materia prima. Qmilk espera producir 1.000 toneladas de tela por año, expandirse a otros países, comercializar su producto a nivel mundial, y aportar en una solución al desperdicio de leche u otros recursos.

Joselyn Vilatuña Narváez

Comunicadora Social, apasionada de las letras y la producción audiovisual. Mi trabajo refleja el amor a mi familia, mi profesión y a mi tierra. Sigue leyéndome en VizyRed, no te arrepentirás.

Agregar comentario